Antorcha olímpica de los Juegos Olímpicos de PyeongChang llega a Seúl

Antorcha olímpica de los Juegos Olímpicos de PyeongChang llega a Seúl

Más atrás en el tiempo, Corea del Norte boicoteó los Juegos Olímpicos de verano Seúl 1988 y rechazó participar en las eliminatorias para el Mundial de fútbol de 2002, que Corea del Sur coorganizó con Japón, aunque sí envió a Incheon, cerca de Seúl, una representación para los Juegos Asiáticos de 2014.

La sugerencia de Pyongyang llega un día después de que Seúl le propusiera volver a mantener un encuentro de alto nivel, hasta el que enviaría una delegación encabezada por el viceministro de Unificación, Chun Hae-sung, precisamente el lunes, para tratar la participación en la competición olímpica de los atletas norcoreanos.

El jueves, el Comité Nacional Olímpico norcoreano había informado que le daría al Comité Olímpico Internacional (COI) una lista de los deportistas seleccionados, y será el ente que tiene sede en Lausana quien tomará la decisión sobre su invitación.

La renovada y conciliadora actitud del cerrado régimen norcoreano se da a conocer después de que el martes 9 de enero ambos estados protagonizaran su primera reunión en más de dos años para discutir la participación de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang.

Representantes de ambos países volverán a reunirse mañana en el lado norcoreano de la aldea de la tregua de Panmunjom, en la militarizada frontera intercoreana, para seguir discutiendo la asistencia norcoreana a la cita deportiva del próximo mes.

El Ministerio de Unificación de Seúl dijo que enviará una respuesta a la propuesta tras estudiarla.

Las conversaciones se realizaron después que que el líder norcoreano Kim Jong-un pronunció una nota sorprendentemente conciliatoria sobre las relaciones con Corea del Sur en su discurso de Año Nuevo y expresó la voluntad de Pyongyang de unirse a los Juegos Olímpicos. Por ejemplo, de qué manera los norcoreanos viajarían al Sur, ya que, si lo hacen por tierra, se requerirá un acuerdo militar.

Otro punto difícil es la inclusión en la delegación del Norte de funcionarios de alto rango incluidos en la lista negra de las sanciones del Consejo de Seguridad o en las sanciones unilaterales de Seúl.