Santander vende control de bienes raíces de Popular a Blackstone

El Popular, una entidad privada muy perjudicada por el estallido de la burbuja inmobiliaria a partir de 2008 en España, había sufrido un "deterioro significativo" de liquidez en los últimos tiempos, según el Banco Central Europeo (BCE).

Popular cerró la venta de 51% de su negocio inmobiliario al fondo de capital de riesgo Blackstone, operación con la que cede el control de la cartera y que permitirá tanto a la entidad, que preside Rodrigo Echenique, como a Banco Santander desconsolidar de sus balances estos activos problemáticos, con el consiguiente efecto positivo sobre sus ratios de capital.

Ambos prestan servicios de banca comercial y de inversión mayorista y minorista, así como servicios de seguros.

Banco Santander intervino para rescatar a Popular en junio en una venta forzada por la Junta Única de Resolución de Bruselas.

En un comunicado, el Banco Santander explica que la sociedad citada estará participada mayoritariamente por Blackstone (51 %) y por el propio Banco Popular (49 %).

Al vender una participación mayoritaria en la cartera de propiedades y préstamos inmobiliarios, la presidenta de Santander, Ana Botín, está cumpliendo con su compromiso de vender rápidamente los activos tóxicos derivados de la crisis inmobiliaria de España que provocó la caída de Popular. La valoración de US$11.752 millones es coherente con la valoración y las provisiones realizadas por Santander en el momento de la adquisición, por lo que la transacción no generará ganancia o pérdida material.

La organización busca que los afectados recuperen el dinero perdido. E l Ejecutivo europeo, aval de la competencia en la Unión Europea (UE), "concluyó que la operación no suponía un problema de competencia en el Espacio Económico Europeo", dijo la Comisión en un comunicado, en referencia a los 28 Estados miembros más Islandia, Liechtenstein y Noruega.