Chile rechaza amenazas de intervención militar de EEUU contra Venezuela

Chile rechaza amenazas de intervención militar de EEUU contra Venezuela

La próxima ronda de sanciones no incluiría medidas contra el sector petrolero de Venezuela, consideradas como las más duras, aunque fuentes estadounidenses han dicho que esa opción sigue siendo estudiada. "Y la gente está sufriendo", sostuvo el mandatario estadounidense. Afirma que el Gobierno de Colombia rechaza las "medidas militares y el usos de la fuerza en el sistema internacional". "Venezuela es un desastre, es un desastre muy peligroso y una situación muy triste", agregó Trump.

"Inicie gestiones, canciller, para tener un encuentro personal con Donald Trump, para tener una conversación telefónica con Donald Trump", ordenó. Pero en este caso rechazó la llamada, cuyo propósito no se supo.

Policías arrestaron en Caracas al excapitán Juan Caguaripano Scott, de 38 años, quien comandó la madrugada del domingo el asalto de una veintena de hombres a la base ubicada en el estado Carabobo (norte).

EE.UU. había amenazado a Venezuela con aplicar estas sanciones si se llevaba a cabo la elección del pasado 30 de julio por la Constituyente.

"Ese silencio habla por sí solo", indicó.

A su juicio, a la administración Trump le convendría más el camino de las sanciones económicas, de los bloqueos en esta área o el establecimiento de mecanismos legales para asfixiar más al gobierno de Maduro, antes que apelar a la "opción militar".

Para Salvador Rivera, experto en la región de la State Univerisity of New York, "no es probable que Trump use una opción militar". Sin embargo, considera que las medidas sobre el gobierno de Nicolás Maduro deben ser pacíficas y respetando la soberanía.

Arreaza aseguró que el mandatario estadounidense intenta "arrastrar a América Latina a un conflicto".

Esto último explica que la Organización de Estados Americanos, donde cada uno de los 34 países miembros tiene voto, ha sido incapaz de adoptar medidas -rechazadas por Caracas como injerencia- para buscar una salida a la crisis en Venezuela, como por ejemplo a través de un grupo mediador.

Más allá de la complejidad que puede implicar para la justicia probar la intención de expresar "intolerancia y odio" en quienes manifiesten en las calles, el anuncio de la iniciativa casi coincide con las nuevas protestas a las que llamó para mañana parte de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Ambas tienen "intereses financieros o estratégicos" en Venezuela, recuerda Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano en Washington.

El portavoz del Pentágono Eric Pahon aseguró también que el organismo no ha recibido ninguna orden sobre Venezuela tras los comentarios de Trump.